Elige Cine
Este mes en la Revista : La receta secreta de ¡SHAZAM!
La receta secreta de ¡SHAZAM!

VOLANDO VOY

¿Qué harías si tuvieras 14 años y, de repente, pudieras convertirte en una especie de primo lejano de Superman? Como decía Camarón: ¡volando voy, volando vengo… .y por el camino yo me entretengo!.. Eso es lo que hace el adolescente Billy Batson que, emulando al mítico Tom Hanks de Big, se lo pasa en grande teniendo cuerpo de adulto. Pero si allí Hanks tocaba el piano con los pies en una juguetería, aquí Batson aprovechará para comprar cerveza sin que le pidan el carnet antes de ponerse con otras cosillas menos apetecibles. Como salvar el mundo de las garras del malvado Dr. Thaddeus.

 

IRREVERENCIA DC

Después de la etapa circunspecta al mando de Zack Snyder (El hombre de acero, Batman v. Superman: El amanecer de la justicia), los éxitos de Wonder Woman y Aquaman parecen haber marcado el camino a seguir para la nueva etapa del universo DC: más luminosas, más irreverentes y más ligeras. ¡Shazam! lleva esto un paso más allá, añadiéndole tonos de ternura juvenil a la ecuación y sitúandola directamente en el terreno de comedia socarrona más cercana a Deadpool que a La liga de la justicia. Parece que el director, David F. Sandberg, ha seguido el consejo que le daba el título de su debut cinematográfico: Nunca apagues la luz.

 

UN ASUNTO DE FAMILIA

Con las primeras opiniones norteamericanas llegó la sorpresa: ¡Shazam! se situaba como una de las entregas superheróicas mejor recibidas a nivel crítico. Pero la cosa no queda ahí: muchos apuntan a que la película se reserva una insospechada carga emocional que la emparenta con la joya del japonés Koreeda sobre los lazos familiares, sus caras y sus sombras.