Elige Cine
Este mes en la Revista : RALPH ROMPE INTERNET... Y SIN DESENCHUFAR EL MODEM
RALPH ROMPE INTERNET... Y SIN DESENCHUFAR EL MODEM

Rompe Ralph estaba protagonizada por un villano de video- juego arcade que se preguntaba si habría algo más en la vida además de ser un malvado cerril y despreciado por todos en el salón recreativo.

La secuela Ralph rompe internet traslada esa crisis existencial a la piloto Vanellope, la mejor amiga del protagonista, cansada de recorrer una y otra vez el limitado número de circuitos de su universo digital, y embarca a los dos personajes en una odisea por una dimensión infinita y hasta ahora desconocida: la red. De esta manera, la película dota de dimensión visual a lo intangible, creando una megalópolis frenética por la que desfilan los avatares de los internautas, en la que incluso los algoritmos poseen encarnaciones sobradas de coolness, y que permite un juego metatextual con el product placement corporativo que llega a batir a Ready Player One en su mismo terreno. Es posible que la generación de nativos digitales no necesite una película que explicase de manera sencilla y colorista conceptos como “viral” o “monetización” (a lo mejor son los padres quienes más agradecen el didactismo), pero el hecho de que el momento de mayor gravedad emo- cional del relato se produzca en el momento en que Ralph debe enfrentarse a la crueldad a granel del muro de comenta- rios de una página web sí convierte a Ralph rompe internet en indudable hija de su tiempo. GERARD CASAU